Subastan el asiento del baño privado de Hitler

Este accesorio, que muchas veces suele ser calificado de trono, fue recogido por el soldado estadounidense Ragnvald Borch y así llegó a las manos de su familia que ahora ha decidido poner este particular objeto a la venta en la casa de subastas.

​»El asiento mide 19 pulgadas de adelante hacia atrás y 16 pulgadas de ancho, con dos accesorios de acero cromado que unen las dos piezas. Estos accesorios tienen ejes roscados largos que pasan a través del cuenco de porcelana. Las tuercas de mariposa que los aseguraban se reemplazaron una vez que se quitó el asiento», explica la descripción de la subasta.

El accesorio fue tomado como un «recuerdo humorístico de los planes fallidos de Hitler de gobernar el mundo», según publica Wion y la oferta inicial del asiento es de 5.000 dólares, aunque es posible que se venda en unos 15.000 dólares.